Le Corbusier Hacia Una Arquitectura

Le corbusier, Hacia una arquitectura, pdf

Anuncios

listado de casas a analizar y dibujar

  • Wladimiro Acosta, Casa Melian y Pampa
  • Eduardo Sacriste, Casa Schujman
  • Clorindo Testa, Casa La Tombona
  • Amancio Williams, Casa del Puente
  • Le Corbusier, Casa Curutchet
  • Rafael Iglesias, Casa Barrancas
  • Antonio Bonet, Casa Oks
  • Eduardo Catalano, Casa Raleigh
  • Angelo Bucci, Casa Carapicuiba
  • Matias Klotz, Casa Lebensohn
  • Felipe Assadi, Casa 20×20
  • Jorge Erbin, Casa Honduras 4072
  • Mendez da Rocha, Casa Gerassi
  • Katzenstein – Baliero, Casa Punta Piedras
  • Samuel Szusterman, Casa Silvoso

Conferencia del arquitecto Christoph Ingenhoven

Conferencia del arquitecto Christoph Ingenhoven, de Düsseldorf, Alemania, en el XXI Congreso de la UIA

 

ARQUITECTURA
“Nuestro planeta seguirá. Pero el acceso al agua, a la habitación y a la medicina tal vez no sean los mejores.
Con pragmatismo entusiasta, lejos del positivismo atávico, los arquitectos debemos cambiar. Las ciudades existen desde mucho antes de que la arquitectura existiera.
La arquitectura permite la vida, pero no representa la vida. Debe permitir y modificar el trabajo y el descanso.
La arquitectura debe buscar atajos para solucionar los problemas del mundo.
Necesitamos más generosidad que individualismo.
La arquitectura se hace con las manos, la cabeza y la conversación.
La diversidad es el mejor camino.
La arquitectura tiene que ser suave.
Tiene que ser lo más simple posible, pero nunca más simple que lo necesario.
El objetivo de la arquitectura debe dirigirse a la armonización de espacios poéticos con el mínimo gasto de energía.
Tranquilidad y contemplación son los únicos lujos que deberíamos lograr mediante arquitectura.
La arquitectura tiene que avanzar y permitir el avance.
La metáfora sigue siendo la del transatlántico de Le Corbusier.
La búsqueda de formas nuevas es algo temporal, con resultados que pueden ser bellos pero que nada agregan al hecho arquitectónico. La superficie de las cosas, de la que muchos arquitectos nos enamoramos, también puede ser bella, pero está destinada al fracaso.”